EL Observador

21:21 hrs. Viernes 12 de julio de 2013 Eduardo Martínez Machuca

Mala decisión legislativa

Eduardo Martínez Machuca / Alcalde de La Calera

La Comisión de Gobierno Interior y Regionalización rechazó parte importante del proyecto de ley del Gobierno conocido como "Reforma Municipal", que "perfecciona el rol fiscalizador del Concejo; fortalece la transparencia y probidad en las municipalidades; crea cargos y modifica normas sobre personal y finanzas municipales".

Entre otras materias, la propuesta del Ejecutivo elimina el límite porcentual de los recursos que se pueden destinar a remunerar trabajadores a contrata en relación al gasto en personal de planta en las municipalidades, y permite, además, que hasta el siete por ciento de funcionarios bajo esa modalidad puedan desempeñar cargos de jefaturas, ejercicio vedado bajo la actual normativa.

También propone recurrir al sistema de Alta Dirección Pública para elegir directores de determinadas Direcciones en los municipios.

Las asociaciones de funcionarios se opusieron tenazmente a estas y otras modificaciones, aseverando que afecta los intereses de los actuales trabajadores.

El asunto es que de esta forma se mantiene una situación de tremenda injusticia que afecta a las municipalidades más pobres, como La Calera.

Con una planta absolutamente insuficiente para enfrentar la creciente demanda de servicios y programas administrado por los municipios que se rige por una normativa de principios de los años ´90, resulta indispensable recurrir a la modalidad de contrata. Pero con la actual limitación, para cumplir nuestras tareas nos vemos obligados a tercerizar servicios; es decir, ocupar una empresa contratista que nos provea de personal. En ese caso, el 19% de los fondos que gastamos se va en IVA y otro porcentaje a utilidad del contratista. Así, los trabajadores ganan menos de lo que percibirían si dependieran directamente del municipio y como tenemos poca plata, lo que tenemos nos rinde menos en cuanto al personal y no alcanzamos a cubrir todas las funciones que nos corresponden.

Las municipalidades de comunas con más recursos o ricas, no tienen este problema porque tienen más personal de planta y por tanto el 20% de sus remuneraciones es mayor; por tanto, pueden tener más funcionarios a contrata a pesar que las necesidades de su población son menores.

Un dato no despreciable es que sólo 51 de las 345 municipalidades cumplen con el 20% máximo de personal a contrata. Las demás lo sobrepasan. Municipios ricos como Las Condes destinan más del 40 por ciento del gasto de la planta a los funcionarios a contrata; es decir, superan el doble de lo permitido. El Gobierno está consciente de esto: por algo propone aumentar la proporción, explicando en el Mensaje Presidencial que hoy el promedio nacional de gasto en ?contratas? supera el 26 por ciento.

También nos interesa que algunos funcionarios a contrata puedan ocupar jefaturas, porque muchas veces no contamos con personas que cumplan determinados requisitos en la escasa planta con que contamos en muchos municipios.

De más está señalar -por otra parte- que a la ciudadanía y a este Alcalde en particular, nos interesa que los directores de algunas áreas del quehacer municipal sean escogidos por la Alta Dirección Pública, porque nos garantiza la mayor calidad de los funcionarios que deben liderar las labores de servicio a la población.

Lamento mucho el rechazo en la Comisión por parte de diputados que cedieron a las presiones sindicales sin pensar en el mejor funcionamiento de los municipios, encargados de atender las necesidades de la ciudadanía, de la que definitivamente se olvidaron. Espero que el Senado reponga el articulado descartado y podamos avanzar en tener mejores municipalidades para beneficio de toda la población.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.