EL Observador

13:04 hrs. Lunes 17 de junio de 2013 Virginia Avilés M.

Simce en Inglés: indicadores y realidades

Virginia Avilés M. / Coordinadora Área Inglés D.E.H. UTFSM

Las cifras que arrojó la más reciente medición del Simce de inglés son preocupantes, pese a las intenciones de mejorar los estándares a nivel gubernamental. Desde la gestión del exministro Sergio Bitar hasta la actual, se han desarrollado diagnósticos, impulsado campañas e invertido recursos, a través de programas como "Inglés Abre-Puertas", estadías en el extranjero de profesores y alumnos, y evaluaciones como el mismo Simce, entre otras. Todo esto, a fin de enfatizar la importancia de adquirir habilidades en el idioma.

A la luz de los resultados, pareciera que no se avanza tan rápido como se quisiera. No obstante, debe transcurrir al menos una década para ver resultados significativos en educación. Por ende, los datos que arroja una medición como Simce no variarán sustantivamente de un año a otro. Lo que resulta interesante es la tendencia que se percibe en las cifras que, al parecer, irían levemente en ascenso.

Pero una cosa es considerar las intenciones del Ministerio de Educación y las políticas implementadas, y otra es lo que ocurre en el aula. Hay muchos factores que intervienen, siendo el sociocultural muy importante, tanto de los educandos como de los educadores.

En nuestra cultura no existe una necesidad cotidiana de comunicarnos en inglés, ya que no tenemos mucho contacto con hablantes de la lengua: nuestros países vecinos son hispanoparlantes, por lo que la práctica se limita a algunos contextos laborales o académicos. Esto no ayuda a que los estudiantes desarrollen interés por aprender el inglés y, por ende, los profesores deben desarrollar una labor motivadora que en muchos casos no es exitosa. Esto mejora en la universidad, donde los jóvenes saben que un profesional tiene más posibilidades laborales si se comunica en inglés.

Muchos estudios han demostrado que el mayor contacto con la lengua, en horas de clase, promueve mayor aprendizaje, siempre que se aplique una didáctica adecuada y motivadora desde la educación pre-escolar a la enseñanza media. Y no son necesarios tantos recursos para desarrollar actividades de este tipo. Los textos de estudio gratuitos, deberían ser una herramienta para el profesor en pos de este objetivo. Pero al parecer no es así en la mayoría de los colegios y liceos.

En cuanto a la calidad docente, es difícil emitir un juicio al respecto, ya que existen instituciones con estándares de enseñanza buenos y malos. Los resultados de los procesos de acreditación proveen indicadores de calidad que, aunque con ciertos reparos, dan cuenta de qué tan bien desarrollan tal formación. Asimismo, es importante que al momento de contratar, el Mineduc, las corporaciones y los colegios cuenten con un proceso de selección de los profesores que escoja a los mejor preparados, tomando en cuenta no sólo su institución de procedencia, sino también el interés que el docente demuestre en perfeccionarse tanto en el dominio de la lengua como en sus habilidades didácticas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.