EL Observador

11:27 hrs. Viernes 01 de marzo de 2013 Yolanda Araya Pérez

El sobrepeso se ha transformado en una epidemia

Yolanda Araya Pérez / Nutricionista del consultorio de Boco

Es importante que intervengamos a los escolares, para acabar con la obesidad infantil. La obesidad se ha transformado en una epidemia y pandemia a nivel mundial, ya que ha traspasado la barrera de los cinco continentes. Chile no está ajeno a este problema y tampoco nuestra localidad. Acá en el sector hay bastante exceso de peso y es muy complicado cambiar las costumbres alimenticias que están arraigadas en esta zona rural, sobre todo el consumo de harina y grasa, habitual desde el momento en que se levantan hasta que se van a dormir.

Sin embargo, lo que me preocupa como nutricionista, es el aumento de peso de los niños, sobre todo en su periodo escolar, ya que los preescolares menores de cinco años, son monitoreados a través del programa "Control Niño Sano" realizado en todos los consultorios del país. Sin embargo, cuando los más pequeños salen de su control, se nos pierden y es más fácil que aumenten de peso, por eso ahora se piensa en un control adolescente, para poder evitar este problema.

Debido a esto, hemos detectado graves problemas en la salud de los pre-púberes y los adolescentes, tales como ovario poliquístico y desórdenes hormonales en las niñas, además, de la resistencia en la insulina en ambos sexos. Patología que no es menor, ya que este es el paso anterior a la diabetes.

El sobrepeso en los menores tiene bastantes aristas, no obstante se suscita básicamente en dos puntos; el primero de estos tiene que ver con los padres, ya que ellos muchas veces traspasan sus hábitos alimenticios a los niños, sin darse cuenta que muchos de los comestibles que insertan en la dieta de los menores, no son necesarios para su alimentación, además muchas veces no son consientes de que sus hijos presentan problemas de obesidad, y aunque uno les indique lo contrario, ellos simplemente dicen: "Mi hijo o hija no está con sobrepeso, es normal que este así".

El segundo punto, tiene que ver con la carga publicitaria que existe hoy, ejemplos de que si consumes cierta bebida cola "la pasaras mejor" o si te comes una hamburguesa de un local de comida rápida "es divertido" porque trae un juguetito, son simplemente nocivos para los menores. La publicidad es un gran poder de convencimiento en la población, sobre todo en los niños, por eso, este factor es preponderante y se está tratando de legislar sobre esto.

Es por esto, que a partir de este año, tenemos que comenzar a trabajar con los escolares, realizando talleres varios y actividades físicas entretenidas, en conjunto con los colegios, los que son vitales para ejercer cualquier tipo de programa en los menores. Si esto no ocurre, en un tiempo más, tendremos una población enferma y obesa.




Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.