EL Observador

11:03 hrs. Viernes 02 de septiembre de 2011 Paulo Carreras Martínez

Presupuestos participativos

Paulo Carreras Martínez / Presidente Junta de Vecinos Barrio Norte A-1 Villa Alemana

Los gobiernos, a través de las municipalidades, han ido avanzando en entregar proyectos y herramientas ciudadanas para que los vecinos hagan lo que consideren necesario en su barrio con los presupuestos participativos, además de los pavimentos participativos.

Los presupuestos participativos son una herramienta que tienen las juntas de vecinos para utilizar los fondos que les destina la municipalidad a fin de levantar proyectos que nacen de la necesidad y el requerimiento de la gente. Es así que los mismos vecinos pueden decidir qué hacer con estas platas.

Todo esto va en beneficio de mejoras en el barrio, por ejemplo, si un vecino quiere mejores luminarias o si otro prefiere un lomo de toro o juegos infantiles. Por eso es una instancia muy bonita donde los mismos vecinos deciden en virtud de sus intereses, sus preocupaciones y voluntades.

Existen actualmente tres instancias a través de las cuales los vecinos pueden obtener recursos del municipio. Los presupuestos participativos son solamente para infraestructura mayor del barrio, al igual que los pavimentos participativos que se otorgan a un grupo de vecinos que forman un comité y postulan a los aportes del Estado y municipales además de reunir ellos mismos parte de los fondos requeridos.

Lo último son las subvenciones municipales, que son excedentes que le quedan a la municipalidad y a las cuales las juntas de vecinos pueden postular para implementar proyectos menores de implementación como computadores, mesas, sillas, etc.

Entonces, los vecinos tenemos la posibilidad de decidir qué queremos en nuestro barrio en una instancia democrática que se agradece, ya que Chile es un país democrático al que aún le falta avanzar para tener una democracia perfecta y herramientas como éstas apuntan a eso, a que la gente decida qué es lo que quiere y necesita y no sólo se quede en la oportunidad de participar en las elecciones.

Sin embargo, lamentablemente a veces estas instancias son desaprovechadas porque a la mayoría de la gente no le interesa participar en ellas. Por eso, me parece que si vamos a exigir a los gobiernos centrales mayor democracia, los ciudadanos deben interesarse más en estos temas y participar en su junta de vecinos, ya que lo que finalmente termina ocurriendo es que la ciudadanía reclama, protesta, pero cuando es preciso ir a la junta de vecinos, la gente no va, por eso critica, pero como no se informa, no se dan cuenta de que hay instancias para lograr cosas. Lo que se necesita entonces, es más participación y carácter cívico. Las posibilidades están, sólo faltan las voluntades.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.