EL Observador

19:10 hrs. Viernes 28 de diciembre de 2012 Patricio Serey

"Trabajar cansa"

El lunes me borro. Salgo de vacaciones y si bien me da una alegría tremenda desconectarme por algunas semanas de la rutina laboral, un conato de vergüenza y pesadez me ronda la guata, ahí donde a veces creo que se me instala el alma.

Estamos en Aconcagua, donde para el 50% de los vecinos (tal vez me quede corto) significa "la" oportunidad en el año para ganar dinero en la temporada frutícola.

Están los estudiantes pitillas que usan el asueto para juntar parte del dinero para matrículas y aranceles porque no son ni tan "miserables", ni tan genios para disfrutar de alguna beca. Están también, o especialmente, los temporeros (eras) que se revientan por tres o cuatro meses bajo las parras y packing de la zona para el resto del año arreglárselas con lo que salga. El emprendedor que no se da tregua, están estos y otros, a los que siempre se les dará un motivo para ratonearles el merecido descanso.

En ese contexto, para ese gran segmento de vecinos, la palabra vacaciones se diluye en el vaho sofocante del verano, en días perros que terminan con el pedaleo jadeante de vuelta a casa; con el arrimo en la "micro de la empresa" que trasciende a azufre; con el desolle de otra capa de piel que se escapa del cáncer.

¿Dramático, no? Bajo esta dura ficción que me invento, basada eso sí en la no menos dura realidad, y a pocas horas de borrarme, sentado en mi "cómodo" escritorio pienso y comparo y creo que hoy corro con algo de más suerte.

Y como "trabajar cansa", como dijo el poeta Pavese, esto también me hace pensar en lo mucho que queda por hacer en términos laborales en un país que asoma con vergüenza la punta de la nariz al primer mundo, a ese donde las vacaciones son seriamente un derecho para todos y no un privilegio para algunos y una simple limosna para otros.
El descanso es necesario, el borrarse, y el grito desesperado por vacaciones nunca ha sido una exageración, sino una cuestión de salud, mental y de la otra, de derechos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.