EL Observador

11:38 hrs. Viernes 27 de abril de 2012 Marcel Szantó Narea

Adiós a la sociedad del desperdicio

Marcel Szantó Narea / Profesor de la Escuela de Ingeniería en Construcción PUCV

Hablar de residuos sólidos en la Región de Valparaíso sitúa como referente a un grupo de profesores que hace 40 años comenzó a desarrollar el tema que en ese entonces solo se le conocía con el término "basura". Hoy técnicamente denominado "residuos sólidos", este concepto representa un amplio espectro, donde es posible reconocer los desechos domésticos, comerciales, urbanos, hospitalarios, agrarios, industriales, portuarios, de la construcción y radioactivos, entre otros.

En la actualidad, la industrialización, el desarrollo demográfico y su factor característico, el consumismo, la falta de conciencia y la propia actividad doméstica, generan residuos que representan numerosos inconvenientes de almacenamiento y eliminación, sumándole a estos el grado de toxicidad que producen.

En el ámbito de la contaminación se evidencia una diferencia entre los países en desarrollo y más avanzados.

En los primeros, es mayor el porcentaje de restos orgánicos mientras que en los segundos, predominan los plásticos y los papeles. Chile, de acuerdo a los informes internacionales, en 2010 presentó un porcentaje del 50% en materia orgánica y el resto prácticamente en residuos de envases y embalajes.

Podríamos sentirnos orgullosos, sin embargo la realidad de las pequeñas y medianas comunidades es otra. El consumismo, la intensidad de la propaganda y publicidad y los nuevos embalajes, han determinado un aumento incesante del peso y volumen del desecho producido.

En este segmento de población y quizás con algo más de un millón de habitantes encontramos a la Región de Valparaíso, que por más de una década debate sobre la gestión de los residuos sólidos domésticos.

Con el Grupo de Residuos Urbanos desarrollamos acá uno de los primeros rellenos sanitarios donde especialistas ambientales pusieron a prueba sus investigaciones. Hoy ese espacio construido en el Fundo la Gloria, es sólo un recuerdo. De igual forma en la región se desarrolló el primer estudio sobre el manejo integral de residuos sólidos de la Provincia de Quillota en 1979.

Pese a una cobertura extraordinaria en la recolección, el gran problema para los municipios es el depósito final, que debe cumplir con condiciones de impermeabilización, con el fin de proteger las aguas subterráneas de filtraciones, el manejo de gases procedentes de las fermentaciones, que ponen en jaque a la autoridad ante la necesidad de contar de un lugar seguro donde llevar los residuos.

En nuestra región, tradicionalmente el vertido se ha venido realizando y de hecho todavía se hace en muchos sitios bajo condiciones técnicas y de control ambiental bastante precarias y rudimentarias. Esta situación debe cambiar a corto-mediano plazo, según se vayan clausurando los vertederos como en Puchuncaví y próximamente lo hará Quintero.

Cada vez es más claro que el anterior modelo ha hecho crisis. A futuro, por paradójico que parezca, deberán retomarse antiguas prácticas productivas y sociales. La sociedad del desperdicio deberá dar paso a otra más armónica, menos dilapidadora, más equitativa con el hombre y su medio. Si queremos sobrevivir, el producto y la lucha diaria deberá ser para que nada sea desechable.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.