EL Observador

11:54 hrs. Jueves 05 de abril de 2012 Roberto Ravest Calderón

El entrampamiento de los embalses

Un embalse es una de las grandes obras de desarrollo regional que están pendientes y que no se han ejecutado, en mi opinión, porque han primado siempre intereses de privados, de particulares, por sobre el interés general.

Conozco el tema desde la década del 70, ya es algo histórico. Incluso en algún momento hubo inicios de obra, pero han pasado 40 años y nada se ha hecho.

Se ha discutido y se han llevado a cabo estudios de factibilidad en torno a dónde sería la mejor locación de esta reserva de agua y todos estos estudios tuvieron aspectos favorables algunos y desfavorables otros, pero de lo que no cabe duda es que en esta región la agricultura realmente tiene un rol preponderante, no solamente en el mercado nacional, sino también en el internacional, ya que muchos productores viven de las exportaciones. Entonces, evidentemente se necesita una obra de acumulación, un embalse que dé seguridad y certeza de riego ante las etapas de sequía, tanto para los agricultores actuales como para los que eventualmente pudieran incorporarse.

Un embalse significaría mayor producción y también mayor contratación de mano de obra, por lo que se generarían más puestos de trabajo. Al respecto es importante tener una mirada de país y darse cuenta que obras como ésta son necesarias para el desarrollo de la región, sin embargo, se han interpuesto demasiados intereses de particulares, generándose discusiones entre ellos. En el fondo estos son temas secundarios, primero hay que tener la obra, que en una primera etapa debería ejecutarse y administrarse con recursos públicos. Esta etapa no podría estar entregada exclusivamente en manos de privados.

Es urgente acelerar el tema y decidirlo ya. No podemos permitirnos como región no tener una obra de tanta trascendencia, con lo que significaría, reitero, como impulso para el desarrollo. Es un tema de impacto y de interés regional, es decir, es la región la que merece una obra como esta.

De igual manera es muy importante que se limpie la cuenca del río Aconcagua, como asimismo regular la extracción de áridos, ya que las empresas de áridos se "metieron" en la cuenca y si el río, el día de mañana, aumenta su caudal y trata de tomar su curso, se va a encontrar con ese murallón y es factible que se desvíe hacia cualquier lado, afectando el camino si se desvía hacia la izquierda. Si azota hacia la parte derecha sería un desastre, ya que tomaría el sector de Rautén y otros lugares donde hay casas de familias, con resultados inciertos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.