EL Observador

10:09 hrs. Martes 03 de abril de 2012 Félix Caicedo Murillo

Congestión vehicular: la necesidad de crecer con planificación

Félix Caicedo Murillo / Doctor en Ingeniería Civil - Académico Escuela de Ingeniería de Transportes PUCV

Un reciente ranking indica que las ciudades del mundo con las peores condiciones de tráfico son Ciudad de México, Nueva York, Bruselas, Bangkok, Johannesburgo y Moscú, lugares en los que el simple hecho de atravesar el centro puede significar un gran desafío.

Al respecto, no podemos permanecer indiferentes ante la imagen del descomunal taco de hace aproximadamente dos años en Beijing, que tuvo una duración de 10 días y alcanzó una extensión de 96 kilómetros, reuniendo a aproximadamente diez mil vehículos en una autopista de la que era imposible salir. Por razones obvias, una ambulancia no podía llegar a una emergencia y hubo que utilizar un helicóptero para socorrer a los más necesitados.

Si bien parece algo pintoresco, evidencia serias carencias de planificación. Desde una perspectiva local, lo que origina los viajes en distintas ciudades de la Región de Valparaíso se concentra en un pequeño conjunto de bloques y para acceder o salir de éstos existe una vía muy conocida y preferida por los conductores y, probablemente, otras tres completamente desconocidas. Al no ser conocidas, en la práctica, hay que descartarlas porque no es posible "obligar" a un conductor a usarlas.

Por congestión vehicular se entiende la condición en que el exceso de demanda produce incrementos en los tiempos de viaje, específicamente que cada nuevo vehículo que se une al taco atrasa a los demás. Cierto es que todo es relativo, para un conductor de esta zona 45 minutos destinados a un viaje puerta a puerta es inaceptable. Sin embargo, para el ranking comentado al inicio de esta columna es insignificante. En comparación a lo acontecido en China, 45 minutos no son nada? pero acá es mucho. Pesan cuando se considera que por día, 90 minutos se destinan al desplazamiento, no a la productividad, recreación o entretenimiento. Importan cuando el parque vehicular crece año a año, y son relevantes cuando en la práctica no se puede construir una calle con 30 pistas para hacer frente a la demanda en la hora punta.

Con el objetivo de enfatizar en la planificación y el déficit de infraestructura y oferta de transporte, académicos con prestigio internacional han hecho el ejercicio de proyectar simultáneamente el crecimiento del parque vehicular con el desarrollo de infraestructura vial, llámese, túneles, puentes o autopistas subterráneas en Los Ángeles (EE. UU.), el resultado de esta proyección indica que en el año 2050 dicha ciudad experimentará un taco tan descomunal que los autos ni siquiera podrán salir de casa.

La planificación, aquí, es crucial. Sin importar el tamaño de la ciudad, si no visualizamos alternativas de movilidad sostenible, tarde o temprano el crecimiento no planificado de núcleos urbanos y centros comerciales vendrá acompañado de atascos vehiculares.

Si el objetivo es que las ciudades de la Región de Valparaíso figuren, en el mediano-largo plazo, en ranking de los peores tacos, vamos por buen camino. Urge concretar ideas y/o proyectos que le permitan a un viajero contar con alternativas, y que éstas sean percibidas tan cómodas y benéficas como sorprendentemente lo es el auto. Un tranvía o una autopista subterránea hoy parecen un lujo, pero mañana serán una necesidad.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.