EL Observador

9:55 hrs. Viernes 05 de mayo de 2017 Ricardo Maturana Otey

¿Qué te han hecho Calerita (otra vez)?

En La Calera todos están preocupados. Basta caminar por las calles del centro, por los puestos de la popular feria minorista o subirse a un colectivo para que la pregunta sea la misma: ¿Qué pasa con Unión La Calera?

La horrible campaña realizada por el equipo en el último torneo genera profunda inquietud en todos aquellos que sufren con los colores rojos. Los hinchas y los no tanto, ven con nerviosismo la posibilidad casi cierta que el cuadro de sus amores sume un nuevo descenso, esta vez para abandonar el profesionalismo.

Entonces, más que preguntarse qué pasa con Unión La Calera, la pregunta que habría que hacerse -y que ya he hecho anteriormente- sería ¿qué te hicieron Calerita?

En los últimos días, Facebook se encargó de recordarme que solo hace dos años, en los primeros días de mayo de 2015, Unión La Calera lograba su mejor campaña y ubicación histórica en Primera División. Terminaba quinto, habiendo incluso peleado el primer lugar en su momento y lograba clasificar a una liguilla que permitía soñar con jugar la Copa Sudamericana.

En solo dos años, el equipo descendió a Primera B, se desintegró institucionalmente y se encuentra muy cerca de volver a descender nuevamente.

A la hora de buscar responsables no parece tan difícil, aunque para llegar a donde están los rojos, la génesis está en 2006 cuando se convierte en sociedad anónima. Sin embargo, los actuales controladores argentinos, dueños del 51 por ciento de las acciones de Unión La Calera, tomaron el equipo en Primera División y hoy sabemos cómo está.

La autocrítica ha sido nula y es más, la culpa siempre es del empedrado. Desde Sergio Jadue, la ANFP, los árbitros, la prensa y hasta los hinchas. "Nadie nos ayuda", han manifestado más de alguna vez desde Argentina sin ninguna vergüenza.

Si hubiese que enumerar cada desacierto de la actual administración, faltaría espacio en esta columna. Sus dueños están repartidos entre Rosario y Buenos Aires, en Argentina, y nadie sabe qué piensan sobre la actualidad de su adquisición o qué harán. Si por sus antecedentes tuviésemos que adivinar, ciertamente solo habría que ponerse a rezar.

¿Qué hacer? Hace unas semanas, el senador Francisco Chahuán planteó lo que parece ser el camino adecuado. Unir a toda La Calera en pos del club de la ciudad para intentar su salvación y su recuperación. Desde la alcaldesa, el empresario, ex dirigentes y sus hinchas, todos quienes de verdad, están preocupados y desean que Unión La Calera salga de lo que parece ser su condena definitiva. Que así sea.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.