EL Observador

13:15 hrs. Viernes 10 de febrero de 2017 Gustavo Rodríguez Catalán

Perdió Limache

Aprobaron la termoeléctrica Los Rulos. Paradójico que quien presidió la comisión evaluadora sea un limachino, el Intendente Gabriel Aldoney, quien, cada vez que se le preguntó por su posición sobre el tema, se escudó en el cargo y en que tendría que votar, para guardar silencio. Hoy ya sabemos por qué.

Limache perdió. Pese a los muchos vicios en la tramitación del proyecto. Pese a la recomendación del rechazo por parte de las Seremis de Salud y Medio Ambiente, porque la empresa no cumplía con la Ley Ambiental respecto a protección del medio ambiente y compensaciones. Pese a que el Consejo Regional de Valparaíso también pidió su rechazo. Pese a que la empresa nunca fue transparente en la información y prefirió adelantarse comprando conciencias, cuando el proyecto estaba en plena tramitación. Espero que muchos de los que hoy se lamentan no pertenezcan, estudien, jueguen, participen o trabajen en alguna de las instituciones o medios de comunicación que reciben recursos de IC Power, la empresa dueña del futuro complejo.

Leí a más de alguno decir que Limache ya no es una comuna agrícola ni turística, que ese no es un argumento válido. Claramente, quien lo dice no conoce la comuna. No ha visto salir los camiones cargados con tomates, pimentones, ajíes, limones, lechugas y otros productos desde Trinidad, Lo Chaparro, Los Leones, Santa Rosa y el mismo Los Laureles, donde se emplazará la termoeléctrica. Seguro no han ido a la Fiesta de la Trilla en Los Laureles ni a pescar a Piedras Blancas. Seguro no han tomado cerveza artesanal, en las muchas microcervecerías existentes en el valle. Y no creen en el sueño del doctor Germán Irarrázabal de un Limache para vivir en paz sin contaminación (a él se debe el traslado a Quillota de las termoeléctricas que se iban a instalar en la comuna) y con un embalse Los Aromos, tradicional colonia de veraneo del Ministerio de Obras Públicas, convertido en el Rapel de la Quinta Región, con desarrollos inmobiliarios y para el uso público. El embalse se ubica a solo un par de kilómetros de donde estará la futura termoeléctrica.

Como decía, no es la primera vez que el valle lucha contra las gigantes "productoras de electricidad para la venta", que parten funcionando a gas, pero a la primera emergencia cambiarán a petróleo y a la segunda, al tóxico petcoke, una especie de carbón de petróleo. El propio Irarrázabal ya dio la pelea contra las termoeléctricas en la década de los 90, saliendo a la calle, asesorándose, gestionando, haciendo escándalo y la ganó... parcialmente. No se instalaron en territorio limachino, pero sí al otro lado del cerro, en Quillota.

Hoy, los funcionarios políticos del Gobierno a nivel regional le dieron la espalda a Limache. Primero el Servicio de Evaluación Ambiental, que en algún minuto tuvo entrampada la tramitación, dio su bendición al proyecto y lo llevó a votación en la Intendencia. Entonces vino la vergonzosa voltereta de las seremis de Salud y Medio Ambiente, que pasaron del rechazo a la aprobación, justificada en que IC Power aumente las compensaciones ambientales. Y todo el resto de la comisión, encabezada por el limachino Aldoney, como leales y disciplinados soldaditos del Gobierno, que defiende una "matriz energética" inexistente o difusa, votaron a favor. Las explicaciones del Intendente respecto a que no es un problema de voluntad política y que no tiene atribuciones para rechazar, son impresentables.

Perdió Limache, pero también perdieron ellos, porque la comunidad no va a olvidar que con su voto pudieron evitar que la contaminación llegara a la comuna. Especialmente, Limache no olvidará el nombre de Gabriel Aldoney, que en cada Elección Municipal surge como el candidato natural de la Nueva Mayoría a la Alcaldía.

Pero este revés para el desarrollo de Limache -porque las termoeléctricas solo traen trabajo un rato- también debe dejarnos una enseñanza y una profunda autocrítica: nuestras convicciones, valores y conciencia no valen un juego de camisetas de fútbol, materiales para capacitación, publicidad pagada o una sede vecinal. Ni siquiera un carrobomba. Hay múltiples herramientas para conseguirlos, más válidas que el dinero sucio con contaminantes, que terminará matando el Valle. Seamos dignos, decentes y consecuentes. No sigamos transando el futuro de Limache por unas burdas migajas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.