EL Observador

10:00 hrs. Miércoles 08 de febrero de 2017 Gustavo Rodríguez Catalán

Los incendios y los terroristas del WhatsApp

Hace algunos días, tras una larga jornada en el diario, llegué a casa buscando el amor de mi familia y un rato de descanso. Mientras comía algo y veía los noticiarios de televisión, centrados obviamente en la tragedia que han significado los grandes incendios en el sur, recibí un mensaje por WhatsApp.

Era un audio, compartido por un colega, donde una persona hablaba con familiaridad, pero sin identificarse, anunciando que terroristas estaban quemando las torres de alta tensión desde Parral hacia el norte y que era inminente un apagón generalizado en todo el país, a causa de los incendios, en este caso, provocados intencionalmente con ese fin.

Comentando la grabación, apareció otra, atribuida al dirigente maderero Ramiro Plaza, en la que habla a otros empresarios del Maule, acusando -"con todo cariño y calma"- la existencia de "terrorismo desatado". El autor del mensaje sugiere organizarse y pedir al Gobierno que declare estado de sitio y que el país se militarice. Además, acusa que grupos, sin nombre ni origen, están incendiando Chile y que en ese momento iban hacia la cordillera de San Clemente, para quemar "todo lo que no se haya quemado". Antes de despedirse, asegura que la verdad se está escondiendo para no desprestigiar al Gobierno.

Súmele a ello otra famosa historia surgida con los incendios, que vincula su origen al ingreso de 570 terroristas integrantes de las FARC colombianas, el grupo separatista vasco ETA y el Estado Islámico (ISIS), quienes estarían incendiando Chile junto a integrantes del pueblo Mapuche.

No se extrañe. Cada cierto tiempo aparecen estos audios que circulan de teléfono en teléfono, sin autor ni fuente responsable. Una vez anunciaban un paro de camioneros que dejaría al país sin combustible. Otra, aseguraban que en dos semanas habría un golpe de Estado para derrocar a la Presidenta Bachelet.

Es entonces cuando uno se pregunta quiénes son los verdaderos terroristas. Una definición simple, la del diccionario, dice que terrorismo es "la dominación por el terror" y eso es precisamente lo que buscan estas grabaciones: mantenernos en alerta, atemorizados y peor aún, incapaces de reaccionar ante una historia claramente inverosímil, con la que somos bombardeados -valga la palabra- por todas las vías posibles. Es más, nos hacemos parte de ella, compartiéndola con amigos y dando crédito a su veracidad.

¿Quiénes están detrás de esto? Por los resultados posibles, uno puede imaginarlo, pero para determinar culpables ya está en marcha la investigación del Ministerio Público. Eso sí, sin duda son terroristas, como los mismos incendiarios que denuncian en sus grabaciones, que aprovechan el dolor ajeno y la tragedia para generar inestabilidad, sacar mezquinos dividendos políticos o simplemente mofarse de la credulidad y candidez de la mayoría de nuestra población.

Usted no se haga parte de esta jugarreta ni de rumores infundados, que solo aumentan la preocupación de la comunidad. Infórmese solo por los canales oficiales, pregunte y siempre dude de toda comunicación que no tenga fuente. No comparta tonteras. Hágale ese favor al país.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.