EL Observador

19:31 hrs. Viernes 03 de febrero de 2017 Roberto Silva Binvignat

Una nueva idea sobre la descentralización

Hace algunos días escuché una opinión de Tomás Mosciatti, conductor de noticieros de Radio BíoBío, sobre la descentralización, que me pareció muy interesante y necesaria de compartir, debido a que el tema siempre está rondando nuestras comunas, que miran a Viña del Mar y Valparaíso como responsables de la poca atención -postergación- que tenemos de Santiago.

Su postulado principal es que para competirle a la capital, debemos tener una especie de "macro regiones", que sean más fuertes, más grandes, con mayor poder económico y que pesen, incluso en volumen de autoridades, por lo que la creación de nuevas regiones, a partir de la fragmentación de las ya existentes, no sería el mejor camino.

El cuento de la descentralización ya lleva muchos años en discusión. Han surgido muchas ideas para corregir el poder de la capital, se han postulado, pero poco han resultado-ni convencido- seguramente. Las nuevas regiones parecen ser la alternativa que gana más adeptos entre los políticos, dado que ya se concretó en Arica y Valdivia, y tienen a un paso al Ñuble de Chillán.

Hoy por hoy se habla mucho de la votación de intendentes, pero por mientras no será más que un gesto, porque lo realmente importante son sus atribuciones, las que aún no se terminan de discutir. La figura del delegado presidencial sigue siendo un "fantasma" para la futura autoridad, que no se sabe realmente cuánto pesará en la resolución de los temas.

La idea que postula Tomás Mosciatti en su opinión se vincula a las dos grandes claves que tiene esta problemática. La posibilidad de generar recursos económicos y la capacidad para administrarlos en la misma región, sin que la gran mayoría de esa plata se "escape" a Santiago.

Regiones pequeñas, como las que se están formando, serán más débiles, con menos peso. Tendrán menos empresas y menos habitantes que otras. También menos representación parlamentaria. Y un nuevo aparato estatal que financiar.

Presentado así el problema, el camino sigue siendo el empoderamiento de las autoridades regionales con el objetivo de administrar más recursos. Si las empresas tributaran más para la región y no para Santiago, gran parte del problema se resolvería, cosa que la bancada regionalista del parlamento, no ha podido lograr.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.