EL Observador

9:07 hrs. Martes 13 de diciembre de 2016 Gustavo Rodríguez Catalán

El VIH aumenta entre los jóvenes... ¿y qué hacemos como sociedad?

Según el Centro de VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, las personas que viven con el virus del VIH en Chile han aumentado 67,8% en la última década. Una realidad preocupante, que se vuelve dramática al analizar las cifras de los jóvenes. Entre los 15 y 19 años, el aumento ha sido de 125%, mientras que entre los 19 y 24 años, de 113%. Vale la pena reflexionar al respecto, a poco de conmemorarse -el 1 de diciembre- el Día Mundial de la Acción contra el SIDA, establecido por la ONU en 1988.

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se transmite de una persona a otra mediante acto sexual no protegido, transfusión de sangre, intercambio de jeringas o de la madre al feto en el embarazo. La medicina permite que hoy en Chile las transmisiones por transfusión o "madre-hijo" estén prácticamente descartadas.

Si es diagnosticado oportunamente con el Test de Elisa, quien adquiere el virus puede someterse a un tratamiento con antirretrovirales, para no desarrollar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, SIDA, que es la enfermedad que provoca el VIH. Esta es mortal, porque afecta al sistema inmunológico, es decir, las defensas del organismo. De ahí la importancia de hacerse el examen, que es obligatorio para las embarazadas.

Pero volvamos a los jóvenes. ¿Cuánto de esto se enseña en los colegios? ¿Cuánto se conversa en casa? Seguramente nada. El gran reclamo de padres a hijos en el ámbito sexual apunta a evitar el embarazo y no al riesgo, incluso de muerte, que una enfermedad de transmisión sexual puede acarrear. De hecho, está estudiado el aumento entre adolescentes de prácticas como el sexo anal, con mayor riesgo de adquirir una ETS.

A la escasa orientación en el hogar, se suma que en Chile no hay políticas de educación sexual escolar. Recién este año la senadora Carolina Goic planteó la idea de recuperar las Jornadas de Conversación sobre Afectividad y Sexualidad, Jocas, eliminadas en los 90 por presiones de grupos políticos conservadores y religiosos.

Además, a nivel de Estado, desde el gobierno de Sebastián Piñera las campañas de prevención del VIH han ido en franco deterioro, enfocándose en el examen y no en los métodos de prevención, con una mirada más conservadora. Y cada año aparecen más tarde.

De hecho, estamos en diciembre y todavía no se lanza la campaña 2016.

Así, la prevención del VIH queda en manos de organizaciones comunitarias, sin recursos y con muchos problemas, pero con conocimientos y ganas suficientes. En la región interior la única organización que aborda esta tarea es "AbraZemos a un Amigo" de Limache, con 15 años de trabajo voluntario en temas como prevención de VIH y ETS, identidad de género y diversidad sexual, realizando talleres en colegios y el Sename, jornadas con adultos mayores o mujeres, capacitaciones e incluso proyectos con jóvenes rockeros o hiphoperos.

La semana pasada organizaron, con apoyo del Hospital de Limache, uno de los tres actos por el Día Mundial del Sida en toda la región y pese a que su labor es reconocida nacionalmente por el Ministerio de Salud, Senda y la Mesa de Participación en VIH/SIDA y DD.HH., se financian solo con aportes de socios, rifas o presentando proyectos. Así, poco se puede avanzar.

Con ello, solo queda aprovechar esta tribuna para recordar que el uso correcto del preservativo, la pareja única (fiel) o la abstinencia sexual son las tres opciones personales para prevenir la transmisión del VIH. Cuénteselas a sus hijos y sus alumnos. Edúquelos. La caridad -y la prevención- comienzan por casa.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.