EL Observador

15:34 hrs. Viernes 25 de noviembre de 2016 Claudio Espejo Bórquez

La manga ancha del SEA hacia la termoeléctrica de Limache

Lo que está pasando con el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) en la Región de Valparaíso es digno de ser comentado y dejado por escrito. Particularmente en el intento de obtención de la Resolución de Calificación Ambiental por parte de Cerro El Plomo (IC Power) para su proyecto de instalación de la central termoeléctrica Los Rulos, en el sector de Los Laureles, en Limache.

Desde el inicio de su tramitación, en febrero del 2015, el actuar de este servicio ha generado inquietud, no sólo entre dirigentes sociales y asesores de los grupos que rechazan la planta, sino también entre autoridades de la zona y la región.

En el momento mismo de su ingreso al sistema de evaluación se dio la rareza más grande, cuando las seremías de Salud, Medio Ambiente y la Municipalidad de Limache oficiaron al SEA, pidiendo el retiro inmediato del proyecto. Y los argumentos eran calcados: simplemente, el proyecto no tenía elementos básicos para ser sometido a evaluación. En cada uno de los documentos se puede leer que el Estudio de Impacto Ambiental carecía de "información esencial" para analizar su efecto en la salud de las personas.

A grandes rasgos, la omisión se refería a la existencia de un compromiso de la empresa de ejecutar un plan de compensaciones ambientales, pero sin dedicar una sola letra a detallarlo.

El Reglamento de Evaluación Ambiental obliga al SEA a bajar todo proyecto que carezca de "información esencial" y devolverlo al titular. Pero, curiosamente, mantuvo el plan en el sistema, obligando a las autoridades a evaluar un documento que no tenía los elementos que debían ser calificados. Y así se mantiene hasta hoy.

Al menos dos veces más se ha pedido a la empresa la información exigida por la ley, pero no la ha entregado. En esa actitud ha contado con la anuencia del SEA, que es una entidad coordinadora, pero aparentemente ha aplicado criterios que son propios de los ministerios calificadores.

Sin embargo, el Servicio aún tiene una alternativa para enmendar su camino: recomendar el rechazo del proyecto a los integrantes de la Comisión de Evaluación, ante la ausencia de estos "elementos esenciales". Pero, dadas las circunstancias, hay poca fe en que ello ocurra, pero sí la hay respecto de los integrantes de esta Comisión. Ello, si es que usan las robustas observaciones de las Seremis de Salud y Medio Ambiente como insumo para decidir.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.