EL Observador

9:08 hrs. Viernes 29 de julio de 2016 Derouchette Bonnemaison Muñoz

La política es bonita, los políticos no

¿Por qué usted es candidato a concejal? ¿Por qué usted quiere ser alcalde? ¿Por qué usted lleva años en la política? "Para servirle a la gente". Sí, esa es la respuesta políticamente correcta que seguramente entregaría el 99% de quienes aspiran a algún cargo político o quienes ya lo consiguieron. Independiente del partido político al que representen en esta respuesta creo que todos están de acuerdo.

El fin de la política, en palabras fáciles, es ayudar a las personas de una comunidad a administrar los bienes y recursos, optimizándolos y sacándoles el mayor provecho posible, con el objeto de generar un desarrollo sostenible favorable. Seguramente Aristóteles lo diría más bonito, pero el punto es analizar a quienes hacen política y que no reconocen que lo que los motiva es el poder, el ego y el dinero.

No lo asumirán, pero Maquiavelo hacia 1513 dejó bien clarito cómo funciona el político. Sin rodeos, el cuento es así, él nos dijo que somos perversos y egoístas por naturaleza, que el fin justifica los medios. Con ansias de poder sobre los otros. Entonces, un gobernante para conseguir ese puesto, muchas veces los debe hacer valiéndose de la astucia, el engaño y por si fuera poco, también incluye la crueldad.

Quizás se le vengan algunos nombres a su cabeza. En resumen, dentro de la personalidad de quien quiera obtener el poder y por supuesto mantenerse en él, cuenta la capacidad de manipular las situaciones para conseguir sus fines, sin importar el cómo. Debe "moverse según soplan los vientos". Debe aparentar las virtudes, no tenerlas. Y debe practicar la indiferencia entre el bien y el mal.
Entonces ¿el fin justifica los medios? Alcanzar el poder es el tema en cuestión. Y tenemos el objeto de análisis frente a nuestros ojos en estos días de elecciones. De todos los candidatos que han aparecido, incluyendo a los que han dado un paso al lado ¿cuántos han intentado ganarse el voto con propuestas?

Una candidata papudana intenta conseguir votos desprestigiando a su oponente con la difusión de una encuesta con altas cifras de rechazo hacia ella. Hay quienes la acusan de manipulación. Juzgue usted. Un posible candidato cabildano fue denunciado por amenazas de muerte. Él lo reconoció ante el juez, pero ahora se defiende diciendo que lo hizo para no alargar el tema ¿amoral? Juzgue usted. Otros dicen ser honrados ¿aparentan virtudes? Juzgue usted. En tiempos de campaña todos rechazan la termoeléctrica ¿será la destreza que los mueve hacia donde soplan los vientos? Juzgue usted.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.