EL Observador

9:18 hrs. Viernes 27 de mayo de 2016 Sergio Olivares Palma

Trabajo decente en la Provincia de Quillota

Sergio Olivares Palma / Presidente provincial de la Central Unitaria de Trabajadores

La OIT, Organización Internacional del Trabajo, dependiente de las Naciones Unidas y de la cual Chile es país integrante y ha suscrito la mayor parte de sus acuerdos, ha definido desde ya hace un tiempo una propuesta de trabajo que se denomina, trabajo decente, concepto que establece las condiciones que debe reunir una relación laboral para cumplir los estándares laborales internacionales, de manera que el trabajo se realice en forma libre, igualitaria, segura y humanamente digna.

Hoy vivimos un momento en el cual se ha desestimado una reforma laboral, ratificada por el Tribunal Constitucional que acogió la presentación de una minoría y que descarta una modernización de relaciones laborales, que permitía equilibrar la cancha en la relación laboral entre empresarios y sindicatos y que permitía que los trabajadores pudieran crecer y avanzar en estrechar las grandes brechas que hoy subsisten y sean parte de las bondades del crecimiento que hoy solo unos pocos disfrutan.

Hoy nos jactamos de la globalización, del respeto que debemos tener a los acuerdos comerciales internacionales, pero por otro lado también se desconoce uno de los importantes acuerdos de la OIT del año 1998 relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, el cual contiene cuatro puntos que son: Libertad sindical y de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva; eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; abolición efectiva del trabajo infantil; eliminación de la discriminación en el empleo y la ocupación.

La CUT Provincial está en la línea del Trabajo Decente, del cual queremos junto a los sindicatos, empresarios y Gobierno sentar bases de futuro para un trabajo decente en el marco de lo establecido por la OIT.

Mientras tanto, deberemos seguir conviviendo en la provincia con trabajadores que adolecen de contratos de trabajo, empresarios del transporte que los fines de semana niegan hasta el acceso a un mínimo derecho como un baño, como así también a que una de las cadenas farmacéuticas cambie unilateralmente las condiciones del pago de comisiones establecidas en un contrato, vulnerando acuerdos suscritos con los trabajadores.

Es tiempo de despertar, es tiempo de generar acciones que nos lleven a sentirnos más humanos, es tiempo de hacer justicia con los trabajadores.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.