EL Observador

15:20 hrs. Viernes 27 de noviembre de 2015 Marcelo Pardo Olguín

Nuestra gente no puede seguir esperando los hospitales

Marcelo Pardo Olguín / Presidente Cámara Chilena de la Construcción - Valparaíso

Con mucha preocupación vemos que nuevamente está siendo postergada la construcción de los hospitales que tanto necesita nuestra comunidad y que se prometieron en campañas políticas. Como gremio, solidarizamos con las personas que más los necesitan.

Fue la propia Presidenta Bachelet quien reconoció el 21 de Mayo el atraso en la ejecución del plan de construcción de 60 hospitales durante su gobierno, asumiendo problemas de gestión por parte del Estado.

Los hechos han confirmado los problemas en la ejecución presupuestaria del Minsal y aún no se ha clarificado que vayan a estar los recursos para los hospitales de nuestra zona, particularmente el Biprovincial Quillota - Petorca y el de Marga Marga. Las señales nos obligan a dudar, a pesar de las últimas gestiones de autoridades que pretenden reemplazar su financiamiento con hipotéticos recursos regionales.

Ante ello diversos sectores del mundo político, académico y gremial han planteado alternativas para solucionar el déficit de infraestructura hospitalaria, como retomar la asociación pública-privada y delegar la ejecución de este plan a organismos como el Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Como Cámara hemos sido enfáticos en plantear las dificultades existentes en la construcción de hospitales a través del Minsal, lo que hoy es evidente. Y además propusimos que fuera el MOP, a través de la Dirección de Arquitectura, quien se haga cargo de la ejecución.

Junto con ello hemos sido decididos promotores de las concesiones como una posibilidad real y eficiente para terminar con el actual déficit hospitalario, que también puede ser complementaria.

Este modelo se ha desarrollado con mucho éxito en diversos países del mundo y en Chile lamentablemente se ha dejado de lado, y sólo por cuestiones ideológicas.

El modelo de concesiones permitiría al Estado, cuyas arcas están muy mermadas, no desviar recursos que podría destinar a otras necesidades sociales. Y esto permitiría al Minsal enfocar sus esfuerzos al objetivo de entregar servicios de salud de calidad a la población.

Como Cámara esperamos que este nuevo escenario nos permita avanzar hacia una solución definitiva. Debemos ser capaces de convertir esta crisis en una oportunidad para reflotar el modelo de concesiones, el que ha permitido al país tener una infraestructura de alto estándar. Y la infraestructura hospitalaria hoy debe ser la prioridad número 1.

Además, en las actuales circunstancias del país, este proceso sería una oportunidad de fortalecer una alianza público - privada, que, como hemos planteado reiteradamente como gremio, es el único camino posible para alcanzar el desarrollo y llevar calidad de vida a la población.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.