EL Observador

15:58 hrs. Jueves 03 de septiembre de 2015 Karen Medina Eguiluz

Reforma Laboral: diálogo, paz social y productividad

Karen Medina Eguiluz / Seremi del Trabajo y Previsión Social

Enfrentar la desigualdad en Chile implica también disminuir las brechas salariales, potenciando las herramientas de acuerdo: la negociación colectiva (NC). La Reforma Laboral (RL) apunta a una NC que avance, en un nuevo contexto que garantice acuerdos entre empleadores y trabajadores, y un diálogo efectivo que asegure paz social y productividad.

La propuesta garantiza el derecho a que nuevos sectores puedan negociar, como es el caso de los trabajadores contratados por obra y por faena. Establece un piso mínimo (la NC anterior), y la titularidad sindical, de modo de convenir la NC con el sindicato como el actor representante de los trabajadores, manteniendo el principio de libertad sindical y decisión individual de asociarse o no. Disminuir las brechas salariales entre hombres y mujeres es otro fin. Para ello, se precisará la participación de una trabajadora que fiscalice el cumplimiento de la ley 20.348 sobre igualdad de remuneraciones y equidad de género.

El proyecto pone fin al reemplazo en caso de huelga y determina un "comité de emergencia", que de común acuerdo asegure las faenas de mantención de la empresa en ese contexto. Y asimismo, mantiene los roles de mediación y conciliación de la Dirección del Trabajo (DT), y su rol de asistencia técnica, de modo de difundir los nuevos derechos y deberes que se adquieren con la RL, y la función colaboradora para trabajadores y empleadores cuando así lo soliciten.

Durante el 2014 la DT constató 59 huelgas votadas en la región; 43 se resolvieron en buenos oficios y otras 16 se concretaron. La cifra da cuenta que hay dificultades para llegar a acuerdos en la etapa previa al conflicto. La cultura del diálogo establece que no sólo haya consensos en torno a las remuneraciones. Un mejor ambiente laboral potencia el compromiso del trabajador con la empresa y la negociación como una buena práctica, fundamental para el desarrollo y crecimiento económico que todos anhelamos. Por ello es que los mitos y temores de estos días frente a la RL parecen no reconocer sus necesarios objetivos: diálogo, paz social y productividad, que favorecerán por sobre todo a la empresa, sus metas, y a su recurso humano: los trabajadores chilenos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.