EL Observador

14:38 hrs. Viernes 28 de marzo de 2014 Héctor Nordetti C.

El peaje nuestro de cada día

Es una realidad que los caminos y accesos a Quillota y al resto de las comunas han mejorado en los últimos años. Sin embargo, llama la atención la pasividad que hemos demostrado ante la forma brutal en que se impuso este peaje sin alternativas. Poco a poco hemos perdido las alternativas viales prácticas de usar respecto del pago de peajes.

Por otra parte, constituye un misterio el porqué en esta provincia no se ha instalado el mismo sistema que existe en la gran mayoría de las localidades vecinas a la Ruta 5 Sur, donde al cancelar un peaje, los usuarios pueden hacer uso por un tiempo de esos boletos para acceder sin pagar a las diversas localidades.

En estos tiempos de altas demandas, muchas de ellas inconsistentes, llama la atención que en nuestra provincia aun no se instaure una fórmula que permita que quienes ingresan varias veces en el día puedan seguir usando su recibo por un tiempo determinado.

Queremos hacer un llamado a las autoridades para revisar esta situación a fin de que se llegue a un acuerdo para mejorar el sistema actual que perjudica a muchas familias, las que dependen del ingreso cotidiano a Quillota para vivir, usando los peajes.

Todos sabemos la importancia que tiene la infraestructura vial para quienes vivimos en esta región y estamos de acuerdo en pagar lo que corresponde, sin embargo, esta provincia es la única en la que se paga casi un dólar y medio por cada entrada o salida de Quillota, transformándose así en una carga adicional para quienes hacen un esfuerzo por educar con más calidad en la comuna, para quienes dependen de vehículos para comercializar sus productos y para todos aquellos que necesitan hacer trámites en la capital provincial, que alberga servicios regionales tales como el Ministerio de Agricultura, la Dirección General de Aguas y la Gobernación Provincial, entre otros. A todo lo anterior, se suman los altos costos que alcanza el combustible en el país y de lo cual nuestra provincia no se escapa.

Existe conciencia de que los peajes son necesarios y que son vías en las cuales se viaja en forma más segura. Sin embargo, no estamos obligados a viajar diariamente, ni tampoco a circular por la ruta más cara, cual es el caso de Quillota, en donde -salvo contadas ocasiones- estamos obligados a entrar por los peajes de ingreso.

Aunque esta situación se produce hace varios años, los gobiernos de turno no han tomado medidas al respecto, solo la gobernación anterior estuvo dispuesta a analizar este problema.

Esto, quizás producto de la pasividad de quienes diariamente necesitamos ingresar a Quillota y lo hemos hecho -hasta ahora- sin reclamar.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.