EL Observador

11:05 hrs. Viernes 07 de marzo de 2014 Guillermo Zenteno Rivera

Turismo en Aconcagua: trampolín al desarrollo

Guillermo Zenteno Rivera / Presidente Mesa - Federación de Turismo Valle de Aconcagua

El turismo en el mundo actual es la única actividad económica que no conoce de crisis ni recesiones. Lo anterior queda demostrado en las estadísticas en el mundo y, también, en Chile: el año que termina, nos ha significado recibir más de 3,5 millones de visitantes, con un gasto global en el país de más de 2 mil 500 millones de dólares. Por ello, los países trabajan con ahínco para desarrollar su oferta turística, con mayores grados de innovación, para responder a las exigencias de la demanda en forma rápida y eficaz.

El mejor ejemplo de dinamismo es España. Un país que ha debido afrontar una depresión económica sin parangón, con una cesantía superior al 20% de su fuerza de trabajo, pero que ha destacado en el rubro turístico, con cifras anuales de tal impacto, que no sólo es la industria de mayor fortaleza en toda la península, sino la que más crece en infraestructura y desarrollo.

España recibió, el 2013, un total de 60,6 millones de turistas. 5,6 millones más que el año 2012. Los ingresos como país en divisas fueron de 59 mil 82 millones de euros, un 10% más que el año 2012. España recibió más turistas el 2013 que su propia población. Lo importante, también, de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo español, es que el gasto medio por viajero subió de 976 a 1.009 euros por viaje; un 3,7% más que el año anterior.

Pero lo de España no es un hecho del azar. Hubo allí una política de Estado para desarrollar proyectos turísticos en regiones, provincias, ayuntamientos y áreas de playas y cordillera, con infraestructuras de alta calidad e incentivos económicos para la materialización de iniciativas privadas, muchas de ellas con apoyo del Estado, dada la escasa capitalización de una gran cantidad de empresarios privados. Un excelente ejemplo para el mundo y que nosotros en Chile debemos tomar con fuerza y decisión.

En nuestro país se han alcanzado importantes logros en zonas como Atacama, Isla de Pascua y la Patagonia, pero aún falta ampliar esa realidad a nuevos territorios. Acá en Aconcagua -Los Andes y San Felipe-, definida por los especialistas como un territorio de alto contenido turístico, donde la montaña, su luminosidad, el cielo azul, la naturaleza y el aire puro son sus mayores atributos, debemos iniciar un plan de desarrollo que involucre una seria planificación para poner en valor el recurso turístico local. El empresariado privado,Sernatur, Corfo, Sercotec y el Gobierno Regional debemos sentarnos a trabajar para que, con una mirada de Valle, podamos diseñar un plan integral, que permita invertir y crecer con productos y servicios de calidad, para satisfacer al gran mercado de visitantes que nuestro Valle tiene en la zona Metropolitana y el Litoral, como también en Mendoza.

No existe desarrollo turístico territorial, sin planificación y sin inversión. La inversión estará disponible para Aconcagua si existen los proyectos que recojan con seriedad y estudio, todas las variables involucradas en el ámbito turístico.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.