EL Observador

15:36 hrs. Martes 04 de marzo de 2014 Pedro Sariego Pastén

Sombras y luces en la fiscalización del agua

Pedro Sariego Pastén / Seremi OOPP

La sequía lo ha trastornado todo y, entre otros, ha dejado en evidencia los vacíos en la legislación actual para apoyar la fiscalización ante procesos de usurpación de aguas, tema extendido en todo el país pero de proporciones en la región, especialmente en la comuna de Petorca. Hemos sido asertivos cuando levantamos el capítulo de fiscalizar en comarcas donde, por razones que alguien de las administraciones anteriores tendrán que explicar alguna vez, no existía ningún aparato de fiscalización o voluntad de hacerlo, hemos por ejemplo mandatado la instalación de medidores de caudal para saber cuánto consumen las grandes agrícolas y pasamos de una sola fiscalización en la Provincia de Petorca en cuatro años de gobierno 2006-2009, a más de doscientas solo en el año 2012.

Pero estas fiscalizaciones pusieron en evidencia que el problema requería en general de otro marco legal y el uso inclusive de tecnologías de última generación para la detección de drenes ilegales.

En lo legal, porque es insuficiente para la DGA el tener llegar y deber pedir permiso para fiscalizar en los predios, perdiendo el factor sorpresa, amén de un sistema de penas que se pueden calificar de meramente simbólico. Por tal motivo el Gobierno del Presidente Piñera mandó al Congreso en el 2011 una ley que otorga facultades apropiadas a la DGA y un sistema de penas verdaderamente severo capaz de desmotivar la trasgresión de la ley en materia de agua. En lo tecnológico porque es más fácil hallar una aguja en un pajar que encontrar un dren a 10, 12, 15 o más metros de profundidad. Al respecto demostramos que es posible que: cruzando la información proporcionada por la comunidad y la aplicación de tecnología de escáner de suelos en dichos puntos es viable encontrar agua o drenes con un alto grado de certeza, innovamos con éxito.

A mi juicio nada justifica que la ley NO haya sido aprobada rápidamente en el Cámara de Diputados yvaya a cumplir dos años de sueño en la comisión de OO.PP. del Senado, se ha perdido un tiempo valioso en darse gustos con la ley, aparentemente algunos parlamentarios de la comisión pretenden recortar facultades a la ley y otros parecen más interesados en que aumenten las contradicciones de todo Código de Agua para derogarlo completamente. Resultado en el intertanto, en todo este tiempo la DGA sigue fiscalizando con mínimos medios legales y penas muy rudimentarias.

Hay un imperativo moral en todo este tema que ha de considerar tomar medidas de fondo, así se han de derogar los derechos de agua provisionales en las comarcas de los ríos La Ligua y Petorca, toda vez que es incomprensible que se hayan otorgados, especialmente aquellas del 2005-2006, en una cuenca que a todas luces, está sobreotorgada, tarea que confío se realice en estos días, antes que termine el Gobierno del Presidente Piñera. En el mediano plazo se han de revisar el funcionamiento del Código de Aguas y modificar lo que sea pertinente toda vez que en condición de escasez el llamado "mercado del agua" tiende concentrar en unos pocos el agua en desmedro de las pequeñas comunidades de regantes, afectando incluso el consumo humano de pequeñas hasta grandes localidades, me he formado la convicción personal que eso no corresponde.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.