EL Observador

19:17 hrs. Miércoles 08 de enero de 2014 Sergio Prenafeta Jenkin

La catástrofe ya llegó

Sergio Prenafeta Jenkin / Periodista y profesor de Periodismo Científico

Cómo será el déficit hídrico informado para 2014 por los organismos que lo investigan, que ni en las parroquias y capillas de la zona central de Chile, con autóctona fibra campechana, se está recurriendo a la antigua rogativa "Ad petendam pluviam", "para pedir lluvias", invocando de paso la protección de San Isidro Labrador, patrono de la gente que trabaja la tierra. ¿Se está perdiendo la fe en los milagros o los datos oficiales resultan tan trágicos como que la catástrofe llegó para quedarse?

La crisis hídrica tuvo en 2013 muchas "comunas símbolo", entre las cuales Copiapó ganó hasta resonancia internacional, dada su condición de exportadora de uvas. Por su parte los productores de hortalizas de ese valle cuantifican el desastre producido. Angelo Chiglino, uno de los principales integrantes de dicho colectivo, contó a fines de diciembre pasado que "de las 50 hectáreas que plantaba, se redujo a 18 por la carencia de agua de regadío, lo que determinó que llegasen verduras de otras regiones para abastecer los supermercados".

La carencia de agua, generadora de la crisis hídrica que vive el país, determinó desde hace tres años la implementación de medidas para generar el recurso. A fines de 2013 la inversión en plantas desalinizadoras de agua de mar sumaba 500 millones de dólares. En dicho período funcionaban cuatro plantas que significaban inversiones por 5 mil 500 millones de dólares. Las empresas mineras de la Segunda Región decidieron desembolsar entonces 4 mil 512 millones de dólares para construir tres nuevas plantas y llegar así a disponer de 3 mil 600 litros por segundo.

Las empresas mineras involucradas en la inversión fueron Michilla, en Mejillones, a las que se sumaron Coloso, Escondida, BHP Billiton, Río Tinto y Jeco Corporation. Esta última será la planta más grande del país con una inversión de 3 mil 200 millones de dólares, lo que equivale a seis veces la capacidad de la planta Coloso (sector sur de Antofagasta), la mayor en funciones en 2013.

Según estadísticas de la Comisión Chilena del Cobre, el consumo de agua desalinizada en la minería subió en un 65,5%, y seguirá dicha tendencia toda vez que la disponibilidad del recurso es cada vez más escasa en tanto la introducción de nuevas tecnologías en la producción cuprífera ha crecido en los últimos diez años.

Pero el problema no solo afecta a la región norte del país. Un total de 34 comunas de la Región del Bio Bío recibía a mediados de diciembre agua en camiones aljibes. El promedio de escasez hídrica alcanzaba el 20% en Ñuble, Bio Bío y Concepción. Con cargo a Onemi se repartieron allí dos mil millones de pesos en proyectos para abastecimiento de agua rural. Las cifras son aún peores en algunas comunas de la V Región: Puchuncaví, Petorca y La Ligua, entre otras, en tanto en embalses como el Puclaro, en Vicuña, Cuarta Región, la falta de agua los transformó en planicies aptas para usarlas como canchas de fútbol.

Si no habrá agua para ningún tipo de uso -doméstico, industrial, agrícola-, lo que procede es generarla utilizando el procedimiento de bombardear nubes, optimizando la tecnología empleada en las últimas décadas en el norte, centro y sur del país. Para los técnicos (meteorólogos, ingenieros, hidrólogos, pilotos) el asunto resulta simple. "Cada gota de agua de la Tierra está atrapada en el ciclo hidrológico, lo importante es saber cómo está distribuida: 97,5% permanece en los océanos, salada; 2,24% existe como agua dulce en los casquetes polares, glaciares y aguas subterráneas profundas y solo el 0.26% de agua es accesible para el consumo en lagos, embalses y canales. Este ciclo hay que intervenirlo lo antes posible en la fase precipitación", sostiene el meteorólogo Juan Carlos Saunier.

El tema figuró dentro de las prioridades de muchos de los gobiernos regionales, cuyas autoridades terminarán su cometido al expirar la actual administración en marzo próximo. Entretanto, diversos equipos técnicos y municipales preocupados del tema, en forma conjunta con la comisión parlamentaria ad hoc, advierten que este vacío en la toma de decisiones resultará nefasto para enfrentar la crisis. Por de pronto, este no es un tema que figure en las señaladas cien primeras medidas de pronta resolución en el gobierno de la Presidenta Bachelet.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.